Hola, soy María

¡Hola! Soy María Teresa, tengo 31 años y vivo en Ciudad de México.

Decidí abrir este blog por dos razones:

Primero, porque hace casi diez años que tuve la fortuna de empezar a viajar con frecuencia a lugares de todo el mundo y a mi regreso mis amigos siempre preguntaban cómo me había ido y decían: “Ay, Tere, [así me llaman ellos], deberías de abrir un blog”. 

Segundo, porque después de tanto tiempo a uno se le empiezan a olvidar las cosas y yo no quiero que todo esto que he vivido en los 43 países que he visitado se me olvide NUNCA.

Así que aquí estoy 🙂

Yo no soy nómada de tiempo completo (¡ojalá lo fuera!), pero viajar sí es prioridad en mi vida cotidiana.

¿Por qué? 

Aunque soy una escritora y periodista extremadamente feliz 🙂 de trabajar en la agencia más grande de noticias del mundo, The Associated Press, dedico gran parte de mis ratos libres —¡y todos mis ahorros!— al tema de los viajes.

Deberían de preguntarle a mi marido: cuando no le doy clickNetflix para ver algún episodio de Parts Unknown, de Anthony Bourdain, estoy viendo qué vuelos encuentro a un precio razonable o cuáles son los últimos hoteles que me llaman la atención en Instagram.

El pobre hombre lleva casi cuatro años casado conmigo, pero nos conocemos desde hace ocho y hemos viajado juntos desde 2009 🙂 🙂 🙂

Alejandro —les digo su nombre desde ahora porque lo verán aparecer en varios de mis posts— es mi cómplice, mi mejor compañero de viaje y también la persona que MÁS me apoya cuando decido viajar sola.

SÍ, SEÑORES, ESTOY CASADA Y A VECES VIAJO SOLA.

¿Y saben qué? NO-PASA-NADA 🙂

Lo que sí es un hecho es que solos o acompañados hay que tener cierto coraje para atreverse a viajar.

Dejar la zona de confort no es para todos, pero la recompensa es grande: hay cosas que yo he visto —tribus africanas en medio de la nada, una laguna de hielo, una jirafa corriendo en cámara lenta— y me siguen a todas partes. Estoy AHÍ y no puedo ni hablar. Me rebasa la idea de pensar que ese es el mundo, la diversidad, la VIDA ❤

El Trópico de María se inspira en eso: devolverme a esos sitios que me traspasaron la piel y cambiaron mi manera de ver lo que me rodea.

Y, claro, con un poco de suerte, lograr transmitirlo y contagiarlos para que hagan su maleta y se vayan a viajar

Gracias por leer 🙂