Seis libros para leer durante un viaje

image1 (1).JPG

¡Hola, viajeros! 🙂

Ya sé, ya sé: la mitad de la gente que conozco me dice que cómo se me ocurre llevarme un libro a un viaje si las vacaciones son para relajarse, pero ¡yo me relajo leyendo! ❤

Aunque hay viajes en los que me encanta caminar por todos lados todo el día, acá va mi vacación ideal: crucero de río, cerveza en una mano y un libro en la otra.

Para un viaje largo, de dos o tres semanas, llevo tres o cuatro libros, pero he de decir que no todos son ideales para estar “en el camino”. Acá enlisto cinco que me han encantado y volvería a leer en casa o viajes futuros.

Eat Pray Love, de Elizabeth Gilbert

Ya sé, no me juzguen, es el peor de los clichés y a ningún periodista/escritor le gusta admitir que lee best sellers, pero me vale lo que piensen de mí. Leí este libro en un viaje que hice sola en navidad a Vietnam y Camboya y cómo-lo-gocé. Lo compré en el aeropuerto porque en esa ocasión olvidé mis libros en casa, pero me pareció súper entretenido y de algún modo me hizo sentirme acompañada. Explico: no es nada común que una mujer viaje sola cuando está casada y la gente te pregunta por qué lo haces con tanta frecuencia que por momentos te sientes rara, así que al leer me sentí identificada con la autora. No hay nada como viajar solo, disfrutarte y conocerte. Cómpralo aquí. 

Ébano, de Ryszard Kapuscinski

Éste es mi libro favorito de Kapuscinski (y uno de mis favoritos en la vida). Él fue un legendario periodista polaco y con intermitencias vivió varios años en África. Este libro fue publicado a finales de los años 90 y tiene casi 30 crónicas de distintos países del continente. No puedo explicar todas las razones por las que me encanta en este post, pero la más visceral de todas es que él pone en palabras lo que yo percibí en África y me resulta imposible traducir en papel. Me explico (otra vez): desde mi muy particular punto de vista, hay “algo” que ciertas regiones similares tienen en común. Aunque cada país sea distinto, hay “algo” que me parece similar en toda Asia, “algo” parecido en América Latina y “algo” que conecta Europa. Y aunque sé que es imposible comparar Marruecos con Egipto y éstos últimos con Kenia y Etiopía, también hay “algo” que se experimenta ahí y sólo ahí. No sé explicarlo, pero está en los ojos de la gente y en la manera en la que cae sobre la tierra la sombra de un árbol. Pero como dije, yo no puedo ni sé cómo describirlo, así que lean a Kapuscinski 🙂 Cómpralo aquí. 

[PARÉNTESIS: UN BUEN PERFIL DE KAPUSCINSKI]

Aprovechando que me emociona hablar de mis escritores favoritos, lean este perfil que Julio Villanueva Chang, periodista y editor peruano, escribió sobre él.

Crecer a golpes, crónicas y ensayos de escritores de Latinoamérica

Un amigo mío editó este libro que me encanta y releo a partes de vez en cuando. Me gusta para un viaje a través de la región, aunque sólo considera 13 países del continente. Diego (el editor) es argentino, pero reunió a los mejores cronistas de su generación para contrastar los escenarios contemporáneos con escenas de diferentes países hace 40 años, cuando Augusto Pinochet encabezó el golpe de Estado en Chile. Cada uno escribe desde su experiencia, pero para dar seguimiento a lo que decía sobre África, en este libro hay algo universal y cuando leo sobre Cuba y sobre El Salvador y sobre Nicaragua hay algo que identifico y me provoca cierta tristeza acerca de mi propio país. Mis textos favoritos son los de Martín Caparrós, que habla de los muertos en Argentina (¡y tiene un ritmo impresionante!), y el de Mario Jursich, de Colombia, que muestra las torpezas al hablar (y pensar) del presidente Turbay. Cómpralo aquí. 

Papeles Falsos, de Valeria Luiselli

Valeria es mi escritora mexicana contemporánea favorita. Escribe súper claro, ágil y es muy divertida. Ella nació en México pero su papá es diplomático, por lo que pasó muchos años de su vida fuera y tuvo que aprender a adaptarse a diferentes culturas e idiomas. En este libro de ensayos, que también tiene un poco de crónica, Valeria nos lleva a través de distintos lugares: un panteón de Venecia y las calles de Ciudad de México. En las diferentes entradas habla de sus obsesiones pero es precisa para identificar lo más maravilloso en lo cotidiano: buscar una tumba es como querer hallar un rostro conocido entre la multitud; la bicicleta es el único medio de transporte que, a diferencia de un coche o un avión, puede reproducir el ritmo del andar humano; un libro sobre el buró es un amante de paso, pero uno sobre el sillón es una almohada para la siesta ❤ Cómpralo aquí.

[PARÉNTESIS: ¿POR QUÉ ME ENCANTA VALERIA LUISELLI?]

En 2014, cuando Valeria publicó su segunda novela, la entrevisté para Esquire (revista donde yo trabajaba en aquel entonces) y escribí este perfil sobre ella.

El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura

Aunque ésta es la novela más importante del escritor cubano, admito que la leí apenas hace un par de meses. Es gigantesca (tiene más de 700 páginas), pero se goza palabra por palabra. Padura crea una mezcla entre realidad y ficción y narra la vida de Ramón Mercader, quien asesinó a León Trotsky en México. Sin embargo, el libro es más complejo que eso y narra tres historias que ocurren en tres épocas distintas: la de un hombre cubano llamado Iván que es veterinario en La Habana y aspira a ser escritor, la de Mercader antes y después de cometer el crimen y la de Trotski desde que se convierte en perseguido por Stalin. Aunque sea ficción, su verosimilitud es maravillosa: uno se queda con la sensación de que todo eso pudo haber sido real. Y aunque no es un libro de viajes ni de política, los lazos que Padura crea entre los tres hombres, sus épocas y sus países es profunda y conmovedora: muchos de nosotros creemos en algo lo suficiente como para transformar nuestra vida por ello, pero a veces todo es para nada. A veces el sueño de la utopía es tan grande que se nos escapa de las manos. Cómpralo aquí. 

Los autonautas de la cosmopista, por Julio Cortázar y Carol Dunlop

Hablemos de couple y travel goalsCortázar escribió este libro con su mujer, la fotógrafa Carol Dunlop, para documentar un viaje en carretera a través de Francia. Desde el desayuno y hasta la cena, esta bitácora es un libro íntimo y delicioso: compartimos la felicidad, los miedos y las irreverencias que enfrenta la pareja en el camino mientras viajan solos en su camioneta durante más de un mes. Lo que más me gusta es el tono, la complicidad entre ellos y el humor fino para retratar lo (aparentemente) cotidiano (porque claro, no tiene nada de normal deja la vida durante más de 30 días para irse a manejar a través de las autopistas francesas). Cómpralo aquí. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s