Tres días en El Salvador

FullSizeRender_7

¡Hola, viajeros! 🙂

Yo estoy contenta y recién llegada de El Salvador

Viajé hasta este pequeño país centroamericano el fin de semana anterior y pasé tres días en El Tunco, una playa a media hora del aeropuerto y unos 40 minutos de la capital. Pero vayamos por partes:

¿Es seguro viajar a El Salvador?

Los salvadoreños no ignoran que la violencia generada por las pandillas es un problema, pero el escenario es similar en el caso de México y otros países de Latinoamérica.

¿El truco para viajar seguros? Prudencia y sentido común.

Zonas conflictivas y peligrosas hay en todas partes, pero teniendo precaución es bastante improbable que algo desagradable suceda.

Algo importante que deben saber: no todo El Salvador está infestado de pandillas. La Mara Salvatrucha MS-13 y el Barrio 18 operan en los bordes de San Salvador y han tomado el control de algunos pueblos, pero para protegerse muchos habitantes se han organizado para mantener áreas privadas con vigilancia permanente. La zona de El Tunco es así: hay puntos de control y seguridad para entrar y salir.

Recomendaciones obvias: no hay que vagar por lugares demasiado aislados o desconocidos o sin el apoyo de un guía o algún salvadoreño de confianza. Nada de carreteras por las noches y de preferencia no rentar coche. ¿Por qué mi sugerencia? Aquí va una anécdota: el domingo volvía con mi conductor desde la Ruta de las Flores hacia El Tunco y se nos ponchó un neumático. Mi chofer se bajó del auto rápido e hizo el cambio como si lo persiguiera el diablo. Me dijo que no es muy seguro quedarse a solas en los caminos cuando está por ponerse el sol.  

Antes del viaje

Poco países necesitan visa para entrar a El Salvador (puedes consultarlo aquí). Al llegar basta con pagar 10 dólares en efectivo por ingreso como turista y tener pasaporte con validez mínima de seis meses.

El viaje en general no es caro: yo compré un vuelo con Aeroméxico por unos 200 dólares, la estancia ronda 100 dólares por noche en un hotel de semilujo pero hay muchas opciones para mochileros (en la playa donde estuve encontré hoteles con letreros de 25 dólares por persona, lo cual es muy accesible). La comida callejera ronda los dos dólares y al sentarte en un restaurante establecido puedes gastar entre 10 y 15 dependiendo de lo que comas (y bebas :))

Por cierto, la moneda local es el dólar estadounidense. Antes se utilizaba el colón salvadoreño pero en 2001 inició la conversión; según los locales, la medida no fue tan conveniente, pero en fin.

FullSizeRender_1.jpg

¿Qué hacer en El Salvador?

Hay varias opciones. Me imagino que entre las favoritas de algunos viajeros estarán los recorridos por ruinas mayas (Joya de Cerén y San Andrés), pero yo opté por algo un poco más local. Tampoco tenía días de sobra disponibles (viajé de sábado a lunes) así que decidí pasar el primer día en El Tunco, el segundo en la Ruta de las Flores y el tercero en San Salvador.

FullSizeRender.jpg

El Tunco

Pasé dos noches aquí. Esta zona es muy popular entre mochileros y surfistas (yo no soy ni una ni otra :)) pero también es linda para descansar y pasar el rato. De día se pueden tomar clases de surf y salir a caminar para comer y comer y comer (la comida local es deliciosa).

Para la estancia elegí el Hotel Roca Sunzal. La habitación doble ronda los 100 dólares por noche. El personal es súper amable (durante mi primera noche me hospedaron junto a unos extranjeros insufribles y ruidosos pero a la mañana siguiente les conté que no pude dormir y me cambiaron a un cuarto más tranquilo), el hotel tiene buena limpieza y los cuartos están bastante bien peeeeero ¡no tienen agua caliente! 😦 Es la primera vez que me pasa esto: en la ducha hay una sola llave y aunque el agua no está helada y hace mucho calor, me hubiera gustado tener la opción de bañarme con agua tibia. En fin, fuera de eso, las habitaciones son amplias y tienen lo básico: aire acondicionado, ventilador, shampoo y demás.

Lo que más me gustó del hotel es el restaurante: se ubica frente al mar y la comida es buenísima. El desayuno incluido en la tarifa es mucho mejor de lo que uno esperaría (hay cinco o seis opciones distintas) y para la comida o cena no se vayan de ahí sin pedir un ceviche 🙂

Las callecitas de los alrededores son lindas y tranquilas. Por la tarde puedes sentarte en algún restaurante local a tomar una cerveza o comer una pupusa, uno de los platillos locales por excelencia (harina de maíz o arroz con un guisado adentro; yo probé de queso son frijoles y yummy) o un tamalito de elote (yo lo pedí solito porque me gusta el sabor dulce sin nada que le estorbe, pero lo tradicional es servirlos con crema y queso).

Nota final: la playa es de roca así que olvídate de tirarte sobre la arena bajo el sol. Sin embargo, las olas son impresionantes ❤ Sentarse frente al agua sólo para observar a los surfistas y el movimiento del agua vale la pena por sí solo 🙂

FullSizeRender_5.jpg

[Paréntesis]

Debo confesar algo: para este viaje no tenía tanto presupuesto como hubiera deseado (hace poco viajé a Isla de Pascua, en Chile, e invertí mis pocos ahorros en ese viaje) así que tuve un budget limitado para esta escapada a El Salvador.

Cuando apenas investigaba lo que podría hacer durante el fin de semana encontré dos compañías que ofrecen tours pero me parecieron un poco caros los servicios y desistí (consulté Mayan Triangle y Eco Petate Tours). El costo iba de 140 a 160 dólares por día, así que tuve que buscar otras opciones.

En la página en la que reservé mi hotel encontré opciones similares más económicas y elegí el famoso recorrido de la Ruta de las Flores por 75 dólares, pero aquí el problema: aunque tuve un conductor local muy amable para mí sola, no tenía idea de nada sobre el recorrido 😦 Nada de los pueblos ni de la cultura ni la historia ni de nada. Así que como dirían en mi pueblo: lo barato sale caro. Elegí no pagar un recorrido profesional y ahí los resultados.

¿Mi consuelo? El Salvador está a sólo hora y media de Ciudad de México y como ya he dicho no es un viaje muy costoso, así que es relativamente sencillo que pueda volver pronto a reponer el tiempo y la experiencia perdida.

FullSizeRender_9.jpg

La Ruta de las Flores

Volviendo al tema, este recorrido incluye breve paseo por un par de pueblos, una visita a una finca de café y dura unas siete horas dependiendo de las paradas realizadas (también está la opción de desviarse hacia unas cascadas pero yo viajé en un día de lluvia y este recorrido suele cancelarse por el agua :().

Desde El Tunco hay que manejar dos horas hacia la Quinta El Carmen, localizada en el pueblo de Ataco. La entrada cuesta seis dólares y eso incluye un minitour por las instalaciones en las que se produce el café que se importa a países de Latinoamérica y Europa (según mi guía, los mayores compradores de la producción son Starbucks e Illy).

El Beneficio —como ellos llaman al conjunto integrado por la maquinaria— empezó a operar en los años 30 y desde entonces ha servido para producir tres variedades distintas de café (se les diferencia por su calidad). Es lindo recorrer un sitio con tanta historia, donde el clima es agradable y uno está rodeado por montañas y paisajes verdes ❤

Después de ahí visitamos el pueblo. Es pequeño y muy colorido. Las calles son empedradas y los artesanos venden sus productos por aquí y por allá. Los fines de semana hay música y puestos de comida local —que ellos llaman feria gastronómica— en la plaza central. Es muy barato y delicioso. Yo comí dos pupusas, dos tamalitos de elote y una Coca Cola por sólo dos dólares.

El regreso a El Tunco también fue de dos horas. Las carreteras están en muy buen estado, los paisajes son muy verdes, bellísimos, y casi nunca hay tráfico.

FullSizeRender_4.jpg

FullSizeRender_3.jpg

San Salvador

Anoten bien esto: como en (casi) cualquier otro país del mundo, los museos están cerrados los lunes. Mi madre se reiría de mí por mi falta de memoria, pero se me ocurrió ir a San Salvador justamente este día, así que no pude entrar al Museo de Antropología.  

Sin embargo, basta media tarde para recorrer el resto de la ciudad. Se puede dar una vuelta por la Plaza Salvador del Mundo, uno de los símbolos más icónicos del país. Aunque es una rotonda y no es fácil estacionarse para recorrerla, sólo verla vale la pena. En el centro hay un pedestal con un globo terráqueo encima y sobre éste está Cristo. Data de mediados del siglo pasado, la plaza es importante en el país: entre otras cosas, ahí se realizó la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero en 2015.

[Paréntesis: ¿Quién fue monseñor Romero?]

Hace casi 40 años, el arzobispo Óscar Arnulfo Romero oficiaba misa en una capilla de la capital salvadoreña cuando un francotirador le apuntó al corazón desde un auto a las afueras del templo. Romero tenía 62 años y hasta la fecha es una de las figuras más queridas del país.

Los salvadoreños dicen que Romero era la voz de los sin voz. Durante la represión militar, él apoyaba a los pobres y a los débiles. Ahora sus restos descansan en la capital, hay quienes lo consideran un santo y hace pocos años se cambió el nombre del aeropuerto para que se llamara como él.

A pesar de todo, los responsables materiales de su asesinato no han sido castigados. Por una amnistía creada en los años 90, que impedía que los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra fueran investigados, hay situaciones similares que han quedado impunes, pero recientemente se han manifestado defensores de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil para pedir a la justicia salvadoreña que se investigue el asesinato y se procese a los responsables.

¿Qué más vale la pena ver en San Salvador? En el centro histórico está el Palacio Nacional, el Teatro Nacional y la Catedral.

Y último detalle: si tienes tiempo y el clima lo permite, contrata un recorrido por El Boquerón. Se trata de un parque nacional en el que puedes subir a la cima de un volcán casi dos mil metros sobre el nivel del mar para tener una vista espectacular de la ciudad.

Pinta bien, ¿no? ❤ Cuando viajen a El Salvador, escríbanme, me encantará saber cómo les fue 🙂

FullSizeRender_2.jpg

FullSizeRender_6.jpg

FullSizeRender_8.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s